crítica

‘La Torre’ de Daniel O’Malley

Miraba a aquellas personas y las envidiaba a todas, incluso al bebé supurante. No, sobre todo al bebé supurante. La gente normal podía vivir su vida con sus triviales preocupaciones, seguras de que lo sobrenatural no les molestaría. Dios, ni siquiera tenían que creer en lo sobrenatural. De eso ya nos preocupábamos nosotros.

138El Reto 10×10 inicia hoy, conmigo, su segunda fase, la de las reseñas. A lo largo de nueve días, mis compañeras y yo os contaremos qué nos ha parecido La Torre, de Daniel O’Malley, la novela de espionaje sobrenatural que nos ha tenido ocupadas últimamente. ¡Vamos a ello!

La historia es la siguiente: una mujer se despierta, sin memoria alguna acerca de quién es, rodeada de cadáveres. Unas cartas en su bolsillo le indican que su nombre es Myfanwy, que le han borrado la memoria y que, si desea recuperar su vida, habrá de adentrarse en un peligroso mundo de papeleo, actividades gubernamentales encubiertas y poderes extraños. Myfanwy decide aceptar el trabajo y se encuentra trabajando en eñ Checquy, el organismo que se encarga de llevar a cabo la gestión de todas las actividades sobrenaturales del Reino Unido. Con la tarea añadida, claro, de descubrir quién le borró la memoria y por qué.

La Torre (The Rook, 2012) llegó a mi vida después de leer El archivo de atrocidades (Charles Stross), una obra de temática semejante muy disfrutona; por eso, en principio, esta me llamaba tanto la atención. ¿Se parecerían en su desarrollo o sería mero planteamiento? Así me embarqué en una lectura amena y trepidante, satisfactoria en general. Hacía tiempo que no leía una obra adictiva hasta este grado, con tantísimos acontecimientos sucediéndose uno tras otro. En este sentido, la acción está muy bien gestionada: no hay un conflicto demasiado grande (pues la ligereza de la voz narrativa hace que el tono de todo se reduzca bastante) pero se suceden conflictos breves que se van solventando de modo muy correcto. Así, el desarrollo de la trama global se ve supeditado a una serie de episodios puntuales, del presente y del pasado, gracias a los cuales podemos ver todo aquello que ocurre entre los muros del Checquy, la organización para la que Myfanwy trabaja.

Pienso que uno de los elementos más atrayentes de La Torre es su personaje principal y cómo construye su voz narrativa y su relación con la trama. Para empezar, se alterna la narración del presente de Myfanwy (escrita en pasado, gracias al cielo) con una serie de cartas en las que la Myfanwy del pasado le explica su día a día y le cuenta todos los entresijos del Tablero. Así, la información llega a la lectora de modo gradual y la exposición se produce de una forma tan sutil que no resulta nada molesta. Y por supuesto, es en una de estas cartas donde se narra el episodio del pato, que sin duda alguna es la mejor historia del libro con diferencia, que es gloriosa y que me dejó absolutamente incrédula ante tamaño despliegue de inventiva.

A donde yo quería llegar: Myfanwy es un personaje muy potente. Tiene mucha fuerza (y un sentido del humor fantástico). Las dos Myfanwys a cuyos pensameintos accedemos tienen un acabado muy bueno: aunque el fondo es el mismo, su forma de moverse en el mundo y sus reacciones son muy distintas, lo que se percibe muy bien en la narración. El resto de personajes no se queda atrás, pues todo el elenco (brevemente descrito en las cartas y luego observado por el inocente, aunque un poco malévolo, ojo de Myfanwy), en especial la torre Gestalt, posee un halo de misterio estupendo, y hacen mucho también porque la trama de la novela se mantenga activa.

«Thomas parece una tipa maja, pero no deja de ser una secretaria con ínfulas. Aunque trabaje para el equivalente sobrenatural del M15, lo más probable es que solo se encargue de la parte más aburrida. “¡Cielos! ¡Un hombre lobo se está comiendo a la reina! Coge estos formularios y dile que nos los rellene por triplicado, a ver si hay suerte y podemos resolver la incidencia antes de que termine el trimestre”».

Hay una única cosa que no me ha gustado del todo. La novela, pese a tener un ritmo excelente, se me antoja un poco larga. En ningún momento me parece que se embarre, como ya os he dicho los conflictos se suceden de forma gradual y efectiva, pero sí es cierto que al no haber un conflicto global demasiado relevante (¿tal vez por la labor burócratica de Myfanwy?, ¿que por cierto es fantástica porque la Myfanwy de las cartas es como una Amy Santiago con poderes, esto lo he mencionado?) no llega a haber una resolución muy grande. O cuando la hay casi ya ni le importa a una, que lee con gusto pero se queda un poco igual. El desenlace llega ahí o podría haber llegado un poco antes, y yo hacía tanto que no leía este tipo de novelas que me sorprendía de forma constante ante todo aquello que O’Malley inventa para continuar con la trama.

A grandes rasgos, se trata de una obra inteligente, que abunda en momentos de tensión pero también en escenas tremendamente divertidas, amena y de trama elaborada. O’Malley construye una organización de forma ingeniosa y sus personajes son fantásticos. Si tenéis que leer un libro tipo ‘best-seller’, os recomiendo este: una lectura fácil, ligera sin caer en la simpleza, entretenida. Va a ser que sí me gustaban las novelas de espionaje, pero que no encontraba una que me conquistase. A ver qué pasa con la segunda parte (Stiletto, 2016).

(Editorial Nocturna, 2018. Traducción de Manuel de los Reyes. 594 páginas)
Anuncios

6 comentarios sobre “‘La Torre’ de Daniel O’Malley

  1. Buenísima novela y buenísima reseña 😀 Es verdad que la escena del pato es mítica, pero creo que también gracias a que llega tras muchísimo world building, humor y barrabasadas. Me alegro de que todos hayamos disfrutado de este novelón, y en cuanto al final, quizás lo dejó así el autor porque tenía más ideas en la cabeza y no quería cerrarlo del todo. Yo veo una serie tipo doctor Who en este libro, eh? 😉
    Besotes espías.

    Me gusta

  2. ¡Primera reseña del reto! Muy bien contado, por cierto. Quien llegue a esta entrada podrá irse con una idea completa de los principales entresijos de «La torre». Myfanwy es un gran personaje, pero no hay duda de la sombra que, en ocasiones, le hacen otros —¡esa torre Gestalt!—. Me maravilla que tu reseña tenga un hueco para el pato profético. Fue breve su aparición, pero nos ha marcado irremediablemente.

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

¡Gracias por comentar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.